domingo, 10 de abril de 2011

Ganaron los pibes de Temperley

Del baúl de los recuerdos salió un partido que los pibes de Temperley le ganaron a Tiro Federal, en Rosario. Anticipando los dos difíciles compromisos de visitante que se avecinan. ¡Vamos los pibes que se puede!

En 1949 el campeonato de segunda división -un año después rebautizado como Primera B- dio comienzo con jugadores amateur ya que los profesionales decretaron la huelga.

En la segunda fecha, los pibes de Temperley tenían que visitar a Tiro Federal de Rosario, que era el único equipo cuyos jugadores no se habían plegado a la medida de fuerza impuesta por sus colegas.

Viajaron en tren a Plaza Constitución, subte a Retiro y nuevamente tren hasta Rosario.  En la Chicago argentina los esperaba el aguerrido equipo del Barrio Ludueña, que se habia destacado el año anterior y que disponía de todos sus profesionales. 
Osvaldo García, Carugno, Zanazzi, Maffei, Berlanda, entre otros. Hombres fogueados en el áspero fútbol del ascenso. Una de sus figuras era el centromedio Osvaldo Diez, que al año siguiente pasó a Ferro, iniciando una larga y exitosa carrera en la primera verdolaga.

El partido se jugó el sábado 30 de abril y el Celeste formó con Sanseverino; Taiana y Berrud; Pacho Carrera, César García y Maggi; Carlos Ré, Savino, Leone, Héctor García y Petirosi.

Ganó Temperley por 2 a 0 con un gol de Savino, al finalizar el primer tiempo, y el segundo convertido por Aldo Jorge Leone al comienzo de la etapa complementaria. 

El premio fue todo un símbolo: un sandwich de mortadela, un naranjín, que los triunfadores degustaron en el viaje de vuelta y la satisfacción de esos pibes que sacaron pecho como adultos y ubicaron bien alto el honor de Temperley.


Una alineación con varios de esos jugadores
Parados: Amatrain (E), Propato, Bordón, Sanseverino, Berrud,
Gegundez y Larrondo (M).  Hincados: Carrera, Ré, García, Leone, 
Savino y Petirosi. 


Historia del Club Atlético Temperley. Marcelo Ventieri
De entrevistas realizadas a Juan Berrud, Ernesto Carrera y Carlos Ré.

No hay comentarios: